domingo, 25 de enero de 2009

LLANERO AUSENTE

LLANERO AUSENTE

De los llanos Colombianos
Casanare es una parte;
de allá vine cuando niño
a mi Socorro entrañable,
pa' encontrarme con las letras
nacidas de un Legendario...
Maestro José A. Morales.
El Socorro, de Santander el bravío,
no supo cuando llegué
ni desde cuando contigo;
este bardo que siempre vibra tu canto,
por siempre quiere tenerte
para estar en tus encantos.
Nuestro folclor se conoce
por toda la patria grande
y se llena de las musas
que los Henrys bien las tocan;
los Mora son los maestros
y un Héctor o uno más
las cuerdas doman con voces
como queriendo legar
la paz para los mortales
este día y otros más.
A mi pueblito amable
lo llenan quienes sí sienten;
se llena de un Llano grande
de Titiribí venido
y se llena de gran gusto
teniendo acá con nosotros
a Mario y Jaime Martínez.
Puno Ardila en los Maestros
a mi Colombia hace grande,
desde la Guajira a Pasto,
desde Arauca vibrador
y hasta el Chocó mi raigambre,
desmenuzando folclores
rojos como algunas rosas
o blancos como azucenas,
que semejan bien las plumas
de las aves que en su pico,
a la humanidad le llevan
ramos verdes de esperanza.
Hay otros que en la Villa Comunera
desgranan sus sentimientos:
son los humildes troveros
que quieren ser de la patria
y algunos que como yo
sin cuerdas de tripa e' cerdo,
de nailon, bronce o acero,
quieren sentir con anhelo
los grande que's nuestro pueblo.
Quién tocará los capachos,
quién tocará un cuatro triste;
quién tocará un cuatro alegre,
quien pudiera como a un potro
domar las cuerdas de un tiple;
quien pudiera en mi Colombia
cambiar las armas por notas,
y entonarle a los demás
que mi país se halla triste,
porque los que bien están
socorriendo o mendigando,
a mi nación no comprenden,
así sus hijos estén
bien naciendo o bien muriendo.
¿Sin cariño y hermandad,
pa' que se sigue viviendo?
si de La Salina vine desde el año 48
a convivencia expresar,
con tanto que la pregono
¿cuándo hallaremos la paz?
Desde 2 años de infancia
socorrano ya sería;
socorrano bien me siento;
de todas formas, yo canto;
mis palabras sin las cuerdas,
sin sombrero, sin el rejo y sin bordón,
hoy me siento como siempre...
¡ausente llanero soy!

Cáchira, N.S., 27-11-92

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada